¿Cómo se relaciona el Covid-19 y la Tiroides?

Estamos cumpliendo 2 años desde que se reportaron los primeros casos de covid-19, y en todo este tiempo hemos podido aprender más sobre esta enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 y los estragos que causa en nuestro cuerpo.

Aunque las vías respiratorias y el pulmón son sus objetivos principales, este virus tiene la capacidad de afectar muchos otros órganos y sistemas de forma simultánea.

Se han documentado afecciones en el sistema nervioso central, ojos, corazón, hígado, páncreas, tracto gastrointestinal, riñones, piel, arterias y más. La glándula tiroides es otra de estas víctimas y en muchos casos lastimosamente  pasa desapercibida.

La tiroides produce hormonas, siendo la T3 y T4  las más importantes. Estas hormonas son liberadas al torrente sanguíneo en cantidades necesarias según nuestros requerimientos corporales y llegan a la mayoría de células en nuestro cuerpo, en donde tienen la función vital de regular la velocidad del metabolismo en cada una de ellas. 

En condiciones patológicas podemos vernos expuestos a un exceso o un déficit de estas hormonas y ambos escenarios son perjudiciales para la salud.

¿Cuál es la relación entre la COVID-19 y la Tiroides?

Los pacientes que padecen alguna enfermedad tiroidea pueden ser más vulnerables a los efectos del virus y sufrir más complicaciones cuando tienen covid-19. En estudios publicados durante noviembre del 2021, se concluyó que los pacientes con hipotiroidismo o que presentaban pruebas tiroideas alteradas tenían un mayor riesgo de cursar con COVID-19 grave, requerir atención en cuidados paliativos y morir como consecuencia de esta enfermedad.

El Dr. Luca Giovanella y un equipo de médicos analizaron datos reportados en varias partes del mundo, evidenciando que entre un 14% y un 64% de los pacientes enfermos por COVID-19 puede presentar alteración de estas hormonas, quizá como daño directo sobre la glándula, afección del eje central que la regula o como producto de la respuesta inmune del cuerpo.

La COVID-19 puede también desatar una enfermedad tiroidea que se presente semanas o meses después de la fase aguda, conocida como tiroiditis de Quervain o tiroiditis subaguda. 

También te puede interesar: ¿Qué comprende la cirugía de cabeza y cuello?

Esta enfermedad se relaciona con infecciones virales, (no es exclusiva del SARS-CoV-2) y se compone por un episodio transitorio de inflamación de la glándula y liberación en grandes cantidades de sus hormonas.

Los pacientes pueden presentar dolor en el cuello, cansancio, fatiga, malestar general, palpitaciones, taquicardia o fiebre. Aunque suele ser autolimitada y en la mayoría de casos no es fatal.

Es importante saber identificarla, ya que al confundirse con otros diagnósticos, podemos incurrir en gastos innecesarios, tratamientos inadecuados y estrés excesivo en el o la paciente y su familia.

Mantener las medidas de bioseguridad, vacunarnos y consultar de forma oportuna a tu especialista,  son las mejores herramientas para evitar la relación dañina entre este virus y nuestra glándula tiroides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *