Me diagnosticaron reflujo gastroesofágico ¿Cómo debo cuidarme?

Bien, esta pregunta es muy frecuente entre mis conocidos y pacientes y es comprensible, ya que a veces algunos colegas sólo ordenan la receta pero no se detienen a comentarle al enfermo qué debe y qué no debe de hacer para mejorar su padecimiento, aquí los tips:

¡¡¡Pierde peso!!!

 Todo el que tu cuerpo y tu deseo de sentirte mejor, te permitan. No necesitas dejar de comer, pero bajar de peso SÍ está asociado a un beneficio real en la disminución de síntomas por reflujo.

Eleva la cabecera de tu cama

 Sí, parece muy lógico, pero no lo hacemos a menos que nos lo indiquen. Sin embargo, junto con el punto 1, subir tu cabeza al dormir, por encima de tus pies de 15 a 20 centímetros, disminuirá los síntomas de reflujo sobre todo si tienes tos nocturna, ronquera o ardor de garganta por las mañanas.

No uses ropa apretada

 Por razones obvias, esto elevará la presión dentro de tu abdomen y puede favorecer el que exista mayor reflujo del contenido gástrico hacia el esófago.

Evita el alcohol y el tabaco

 El alcohol hace que la válvula que evita que los alimentos que están en el estómago regresen hacia el esófago, se abra y por lo tanto, produzca reflujo; mientras que el tabaco disminuye nuestra salivación, por lo que el aclaramiento esofágico se ve afectado.

Dile no a la cafeína 🙁

 Habitualmente es un  disparador de los síntomas, así que elimina de tu dieta el café, y el chocolate. Y si lo logras, puedes decirles adiós también a: las grasas, las bebidas con gas, la menta y los alimentos muy condimentados.

¡Ejercita tu diafragma!

 El diafragma es un músculo muy importante para nuestra respiración, y  cuando realizamos ejercicios respiratorios reforzamos el esfínter esofágico inferior, que funciona como una  barrera antireflujo  o válvula para evitar que los alimentos regresen del estómago hacia nuestro esófago.

No cenes tan noche

 Así es, evita cenar 2 horas antes de irte a la cama o lo que es lo mismo: cena temprano, esto ayudará a que haya menos alimentos en tu estómago cuando decidas ponerlo en posición horizontal, y disminuirá las posibilidades de que la comida pueda regresar hasta tu boca.

Estas son las recomendaciones o tips, que debes seguir junto con las indicaciones y el tratamiento médico que te envíe tu cirujano, la verdad es que cada paciente es diferente, pero llevarlas a cabo definitivamente ayudará a que te sientas mejor.

Espero haberte ayudado, déjanos tus comentarios y cuéntanos a ti cuál te funciona mejor, si alguno no te lo sabías o cual te sorprendió. Nos leemos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *