Diverticulitis y sangrado diverticular

El término diverticulitis se emplea para describir la inflamación de un divertículo, la cual ocurre cuando la pared del mismo adelgaza y se rompe, esto puede ser producido por el aumento de la presión dentro del colon o el endurecimiento de las heces que quedan atrapadas dentro del divertículo.

Los síntomas de la diverticulitis dependen del grado de inflamación que presente el paciente, sin embargo los más comunes son:

  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Náusea y vómito
  • Estreñimiento o diarrea

La diverticulitis se puede dividir en dos tipos:

  • Diverticulitis simple: Ocurre en el 75% de los casos, no se asocia a complicaciones y habitualmente responde a tratamiento médico.
  • Diverticulitis complicada: Ocurre en el 25% de los casos y usualmente requiere cirugía, las complicaciones asociadas a diverticulitis pueden ser:
    • Absceso: Es una colección localizada de pus
    • Fistula: Es una comunicación anormal entre dos áreas que normalmente no están conectadas
    • Obstrucción: Es un bloqueo del paso del contenido intestinal
    • Peritonitis: Inflamación e infección de los espacios que rodean a los órganos abdominales
    • Sepsis: Condición de respuesta grave de todo el cuerpo hacia la infección que puede llevar a falla de múltiples órganos.

El diagnóstico de la diverticulitis se hace mediante Tomografía Computarizada, la cual ofrece imágenes del colon y estructuras adyacentes, con esta evaluación se puede clasificar la severidad del cuadro (Clasificación de Hinchey modificada). A través del ultrasonido abdominal se pueden proveer datos sugestivos de diverticulitis y así orientar el diagnóstico.

Los diferentes métodos para el diagnóstico de diverticulosis no están indicados en el caso de diverticulitis, debido al riesgo de producir perforación hacia la cavidad abdominal.

Debido a que el tratamiento de la diverticulitis depende de la severidad de los síntomas, es recomendable recurrir a los siguientes sí presentan estos cuadros:

  • Tratamiento médico: Indicado en pacientes con síntomas leves, puede ser manejado mediante antibióticos orales y dieta a base de líquidos claros en casa, sin embargo si durante este tratamiento se presenta síntomas como elevación de la temperatura corporal >38°C, empeora el dolor abdominal o hay intolerancia a la dieta líquida, se deberá replantear el tratamiento a manejo intrahospitalario mediante antibióticos y líquidos intravenosos y ayuno.

En caso de desarrollar absceso, algunos casos pueden manejarse mediante drenaje guiado o recurrir a la cirugía.

  • Tratamiento quirúrgico: En los casos de abscesos que no pueden ser drenados de manera percutánea o se desarrolle peritonitis, se requerirá de primera instancia tratamiento quirúrgico, el cual puede variar de acuerdo a las condiciones en las que se encuentre el abdomen.

Se realizar una extracción del segmento afectado (sigmoidectomia o hemicolectomía izquierda, dependiendo del segmento afectado), que puede ameritar una colostomía con posterior reconexión en un segundo evento quirúrgico, tres a seis meses después. En casos no urgentes puede realizarse la remoción del segmento afectado del colon y conexión de los dos externos en una sola cirugía sin necesidad de colostomía.

La cirugía para extraer el segmento afectado del colon solo será necesaria cuando no se presente alguna mejora con el tratamiento médico.

Los pacientes con persistencia de la sintomatología, historia de diverticulitis complicada o de compromiso del sistema inmune, deberán ser evaluados para realizar una cirugía con el cual puede prevenir un nuevo cuadro de diverticulitis, ya que un nuevo evento puede asociarse a un riesgo mayor de presentar complicaciones o muerte.

Aproximadamente el 85% de los pacientes con diverticulitis no complicada responderá al tratamiento medico, mientras que el 15% necesitara de cirugía.

Después de un tratamiento exitoso de un primer cuadro de diverticulitis, 1/3 de los pacientes permanecerá asintomático, 1/3 presentaran síntomas episódicos sin diverticulitis y 1/3 presentará un segundo cuadro de diverticulitis.

Por otro lado, el sangrado diverticular ocurre cuando los vasos localizados dentro del divertículo se erosionan, el cual es causado por un sangrado hacia la luz del colon.

El sangrado diverticular provoca sangrado indoloro a través del recto, aunque en la mayoría de los casos suele resolverse solo, algunos pacientes pueden necesitar un medio terapéutico para frenar el sangrado, como colonoscopia, angiografía o cirugía de aquellos casos severos.

Sin embargo, independientemente del caso, todo paciente que crea tener enfermedad diverticular compicada, requiere de forma urgente atención médica especializada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *