Hernia Hiatal

La hernia hiatal se relacionada con el reflujo gastroesofágico, aunque pocas veces sabemos a qué se refiere nuestro médico cuando habla de ella. Es un padecimiento común y se caracteriza por una protrusión de cualquier estructura abdominal (que no sea el esófago) hacia la cavidad torácica a través de  un hiato (u orificio) más amplio en el diafragma.

Existen 4 subtipos de hernia hiatal:

  • Tipo I: Son hernias por deslizamiento, donde la unión gastroesofágica migra a través del diafragma. El estómago permanece en su posición habitual.

  • Tipo II: Son hernias paraesofágicas puras, la unión gastroesofágica permanece en su posición normal pero una porción del fondo gástrico se hernia a través del hiato diafragmático adyacente al esófago.

  • Tipo III: Es resultado de la combinación de los tipos I y II, con la herniación de la unión gastroesofágica y el fondo gástrico, el cual aparece por arriba de la unión.

  • Tipo IV: Es una hernia hiatal que se caracteriza por la presencia de una estructura diferente al estómago (como el colon o el intestino delgado) dentro del saco herniario.

Más del 95% de las hernia hiatales son tipo I, mientras que el resto de las hernias son un grupo referido como paraesofágicas (HPE), que se diferencian de la tipo I por el ligamento frenoesofágico posterolateral, el cual rodea la unión gastroesofágica y se mantiene íntegro. Alrededor del 90% de estas hernias, son tipo III, es decir mixtas.

Por otro lado, se  considera “hernia hiatal gigante” cuando pasa el 50% del estómago, el que se encuentra dentro del tórax.

La mayoría de  las hernias hiatales son adquiridas, NO suelen ser congénitas, aunque existen reportes de casos familiares que por herencia multifactorial puede influir al paciente.

Existen otras hernias diafragmáticas, que son ocasionadas de forma traumática, secundario a la colocación de una sonda  pleural en el tórax, o después de incisiones toracoabdominales, en las cuáles el músculo del diafragma es manipulado. Los defectos congénitos se conocen de dos tipos de acuerdo a su ubicación: la hernia de Bochdalek que es posterior y lateral al esófago y la hernia de Morgagni que aparece por detrás del esternón.

Si estas interesado en este diagnóstico, puedes encontrarlo en otro de nuestros apartado, donde explican qué estudios deben realizarse, cuándo son necesarios  y el por qué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *