¿Qué puedo esperar de una Cirugía de Tiroides?

Todas las intervenciones quirúrgicas requieren su grado de complejidad, pero la de la tiroides, se acentúa aún más debido a su localización; el cuello.

En esta zona encontramos estructuras delicadas como las venas yugulares, arterias carótidas, tráquea, esófago, diversos nervios, glándulas paratiroides y demás.

Pero pese a que es compleja, la cirugía de tiroides (o también conocida como tiroidectomía), suele ser poco agresiva a diferencia de otras y sobre todo, es bien tolerada por el paciente.

Puede causar poco dolor y posibilita la iniciación de la dieta oral y deambulación pocas horas después de la operación.

Normalmente el paciente puede hablar el mismo día de la cirugía, incluso la estancia en el hospital es de máximo 3 días. Sin embargo, hay ciertas excepciones según sea el caso.

 

Ahora, te voy a platicar sobre los procedimientos y complicaciones que pudieran surgir durante y después de tu cirugía.

Este procedimiento dura entre 2 y 3 horas y para poder realizarlo, se debe hacer un corte en la parte inferior del lado frontal del cuello para que tu cirujana pueda examinar toda la glándula tiroides y extirpar las partes que tienen cáncer.

A su vez, revisará los ganglios linfáticos y extirpará los que tengan o posiblemente puedan tener células cancerosas.

TIPOS DE CIRUGÍAS DE TIROIDES

De acuerdo a la cantidad de tiroides que te extirpen, será el nombre que reciba tu cirugía:

  • Lobectomía o hemitiroidectomía: Cuando retiran la mitad (o sea un lóbulo) de la tiroides.
  • Tiroidectomía Total: Cuando retiran TODA la tiroides.
    Sea cual sea el procedimiento que se te realice, tu cirujana deberá informártelo previo a tu cirugía.

¿ES SEGURA ESTA CIRUGÍA?

SÍ, es totalmente segura, en realidad la mortalidad de una tiroidectomía es MUY BAJA, pero posteriormente a tu cirugía, puede que existan ciertas “problemáticas” totalmente comunes y normales, que se presentan a diferentes escalas, no te alarmes, no es nada grave.

Te cuento a continuación…

COMPLICACIONES:

Hay 2 nervios muy cerca de la glándula tiroides que ayudan a que funcione la laringe llamados “Nervio laríngeo recurrente” y “Nervio laríngeo superior”, y son justamente los que pueden resultar afectados durante la cirugía de tiroides.

Esta afectación, no se debe a ninguna mala práctica de la o el médico, es todo lo contrario. Debido a que la tiroides se encuentra rodeada de muchas estructuras como te mencionamos anteriormente, difícilmente se puede lograr realizar la cirugía sin que estos resulten ligeramente afectados en ocasiones.

 

  • Nervio laríngeo recurrente: Pasa por detrás de la tiroides y llega hasta la laringe.

Si el tumor está cerca de este nervio o si el mismo se lesiona durante la cirugía, las cuerdas vocales (2 bandas de tejido ubicadas en la laringe que te permiten hablar) podrían dañarse.

Como consecuencia, podrías tener la voz ronca y generalmente desaparece con el tiempo.

 

  • Nervio laríngeo superior: Te ayuda a subir el volumen y el tono de la voz. Por lo tanto, si este nervio se debilita o se lesiona, el tono y la tonalidad de la voz podrían verse afectados.

Así que si te gusta cantar, esto se te dificultará.
Si tienes cambios en tu voz que no mejoran, lo más probable es que debas acudir con un laringólogo (especialista en la voz) o foniatra.

 

Otro de los problemas que puede aparecer (aunque es poco probable) es la dificultad para respirar, pero si esto sucede, es importante que acudas con una especialista médica para evitar que esto se convierta en una complicación.

También te puede interesar: ¿Qué comprende la cirugía de cabeza y cuello?

  • Hipocalcemia: Se refiere al nivel bajo de calcio en sangre.

Después de la tiroidectomía, es esperado que tengas una disfunción paratiroidea temporal.

Esto significa que las glándulas paratiroideas posiblemente no produzcan el nivel adecuado de hormona como para mantener tu calcio en sangre en las cantidades correctas.

La hipocalcemia puede causar entumecimiento y hormigueo en manos, pies y alrededor de la boca.

En cuanto aparezcan estos síntomas, es muy importante que acudas de inmediato al médico para que te den el tratamiento adecuado para mantener el nivel de calcio en tu sangre en rangos normales. Puede ser peligroso si tus niveles de calcio en sangre son demasiado bajos.

  • Hemorragia o sangrado postoperatorio: Puede ocurrir en toda herida quirúrgica y el paciente será controlado en la sala de reanimación inmediatamente.
  • Infección de la herida: Es muy poco habitual ya que se trata de una intervención limpia, pero en caso de que ocurra, es importante darle su debido cuidado y atención.

 

Aunque todos estos datos puedan sonar muy alarmantes, muchas de estas complicaciones, se derivan de la magnitud de daño que tenga tu tiroides o el tipo de cirugía que se te practique.

 

Fuente: Memorial Sloan Kettering / Quirúrgica.com

¡Si tienes preguntas no dudes en contactarme!
Cuento con un equipo de especialistas en endocrinología y cirugía de cabeza y cuello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *