Una vida joven, con un final triste

Hace algún tiempo tuve un caso del cual les quiero platicar, varón, entre los 30 y 40 años, con dos hijos, una esposa, dedicado a su familia y a la industria hotelera. Llevaba seis meses de síntomas gastrointestinales, reflujo, pirosis, dolor retroesternal, lo habían visto múltiples médicos y no solo no lograba mejorar, sino que ya no podía comer, la comida simplemente no pasaba hacia el estómago, vomitaba constantemente.

Continuar leyendo “Una vida joven, con un final triste”