Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Este padecimiento incluye un espectro de enfermedades dentro de las cuales se encuentra la Colitis Ulcerosa o CUCI y la Enfermedad de Crohn como las más importantes.

La Colitis Ulcerosa es una enfermedad inflamatoria que afecta de manera difusa el colon, y tiene una extensión muy variable dentro del mismo, ya que puede afectar 3 diferentes lugares:

  1. El recto (20% de los casos) PROCTITIS
  2. Colon izquierdo (30-40%) COLITIS IZQUIERDA
  3. Todo el colon (30-40%) PANCOLITIS

Su extensión dentro del intestino grueso,  es muy importante para hablar de su pronóstico e influye en el manejo del paciente, ya que la evolución clínica es MUY diferente. Por ejemplo, un paciente con PANCOLITIS va a tener un mayor riesgo de cáncer de colon que un paciente con PROCTITIS.

Por otro lado, la Enfermedad de Crohn,  se refiere al compromiso inflamatorio más profundo, que puede abarcar desde la boca hasta el ano del paciente, y suele afectar TODAS las capas del tubo digestivo es decir: es TRANSMURAL, lo que se asocia a complicaciones como la presencia de fugas de materia fecal por rupturas de la pared intestinal, formación de abscesos y estrechamientos del tubo digestivo en las zonas con enfermedad activa. Suele afectar por segmentos el tracto digestivo y frecuentemente aparece más en el colon derecho y en la porción terminal del intestino delgado (ileon terminal).

Existen varias teorías involucradas en la aparición de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, una de las más importantes es la infecciosa, donde un agente bacteriano funcionaría como un disparador de la enfermedad en una persona que tiene una predisposición genética, para la aparición de la misma, llevando a la liberación de múltiples sustancias  pro-inflamatorias que hacen que se perpetúe o se mantenga la inflamación en el tubo digestivo del paciente.

Hablando del diagnóstico de Colitis Ulcerosa, existen múltiples consensos establecidos. Sin embargo, las manifestaciones clínicas  de acuerdo a la Organización Europea de Crohn y Colitis (ECCO), van a depender de la extensión y de la gravedad de la enfermedad, incluyendo más comúnmente: la diarrea con sangre y moco, el sangrado rectal, la urgencia de deposición, la sensación de evacuación continua (tenesmo) y la defecación nocturna, donde los síntomas de malestar general, falta de apetito y fiebre se asocian a una crisis grave de la enfermedad.

En el caso del la Enfermedad de Crohn, los síntomas comunes incluyen diarrea durante más de 6 semanas, dolor abdominal y pérdida de peso. Los cuales, si aparecen en una persona joven menor de 30 años, nos pueden hacer sospechar de la enfermedad como un posible diagnóstico, en ocasiones asociado a la presencia de malestar general, falta de apetito y fiebre.

Aparte de la clínica, se realiza un protocolo de estudio que incluye una ileo-colonoscopía, resonancia magnética o tomografía abdominopélvica, ultrasonido abdominal y estudios de sangre.

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal se trata de forma conservadora es decir, con medicamentos  y en caso de NO responder a estos, o encontrarnos ante un caso muy severo con afección grave, cirugía. Cuando el paciente ha logrado salir del cuadro agudo, es decir, está en remisión de la enfermedad, debe mantenerse con fármacos para el control y  mantenimiento de la remisión. Esto significa claramente, que hasta el día de hoy NO existe una cura para ésta enfermedad, es por ello que los pacientes que la tienen en cualquiera de sus dos vertientes, DEBEN tomar medicamentos de por vida. Las recaídas están muy asociadas a un mal o poco apego al tratamiento. Estos pacientes requieren vigilancia MUY estrecha por parte de su médico tratante. En el caso de la Enfermedad de Crohn,  hasta 1/3 parte de los pacientes requerirá procedimiento quirúrgico como parte de su manejo a los 5 años del diagnóstico de la enfermedad y hasta el 50% a los 10 años. Siendo los factores que predicen mayor gravedad o severidad de la enfermedad: una edad joven de aparición, lesiones en ano o perianales, complicaciones como abscesos o fugas de materia fecal y el tabaquismo.

Como podrán ver, la Enfermedad Inflamatoria Intestinal es un reto, debe tratarse por un equipo multidisciplinario y no existe cura para ella, por lo menos hasta la fecha. Sin embargo con un buen seguimiento y con un apego apropiado por parte del paciente, el éxito en el control de los síntomas es sustancial. Y por lo tanto, la calidad de vida del paciente es mejor.

Espero haberte ayudado un poco a entender esta enfermedad tan compleja. Platícanos tus dudas!

Nos vemos pronto…

Adaptado de:

-https://academic.oup.com/ecco-jcc/advance-article-abstract/doi/10.1093/ecco-jcc/jjy113/5078195 by Bukkyo University Library user
on 24 August 2018.

-https://academic.oup.com/ecco-jcc/advance-article-abstract/doi/10.1093/ecco-jcc/jjy114/5078200 by St Francis Xavier University user
on 24 August 2018

-Yamamoto-Furusho JK, Bosques-Padilla F, de-Paula J, Galiano MT, Ibañez P, Juliao F, Kotze PG, Rocha JL, Steinwurz F, Veitia G, Zaltman C. Diagnosis and treatment of inflammatory bowel disease: First Latin American Consensus of the Pan American Crohn’s and Colitis Organisation. Rev Gastroenterol Mex. 2017 Jan – Mar;82(1):46-84. doi: 10.1016/j.rgmx.2016.07.003.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *